6/8/13

Reflexiones: Del libro a la película.

Me siento orgulloso de presentaros nuestra nueva sección: Reflexiones.



Como su nombre indica, en esta sección compartiremos con vosotros nuestras cavilaciones más profundas, acerca del panorama literario. Estrenaremos la sección con un tema que siempre es de actualidad, el salto de las novelas a la gran pantalla. ¿Por que generalmente nos decepcionan? Esa, entre muchas otras será una de las cuestiones que intentaré responder hoy.



Son pocos los largometrajes basados en obras literarias que son del agrado de los lectores. ¿A qué se debe esta desconformidad?  Es cierto que el libro casi siempre nos gusta más que la película. Yo tengo una explicación lógica para todo esto. Y es que los lectores apreciamos todos los detalles de nuestros libros favoritos, y sabemos que es imposible reproducirlos todos en forma de película. Siempre se omite algo, y, por lo tanto, el libro es mucho más completo. Son pocas las ocasiones en la que preferimos la película, y en estos casos no suelen ser muy fieles a la novela, mejorándola incluso.

Otro de los motivos que nos pueden llevar a aborrecer una película es la diferencia entre lo que imaginamos en un principio y lo que finalmente vemos en pantalla. Es difícil que la imagen que formamos en nuestra cabeza de los personajes y su entorno coincida con la opinión del director, y para nosotros puede suponer un gran choque ver como todo cambie de repente. 



Sin embargo... ¿os habéis fijado en lo que ocurre en el caso contrario?
Me refiero a esos casos en los que admiras la historia en la gran pantalla antes incluso de leer el libro correspondiente. Lo más normal es que la película te guste, pues no detectas ninguna variación respecto al original. La decepción llega, sin embargo, cuando, a raíz de ver la película, decides pasar al libro. y ocurre lo mismo que en ejemplo anterior. La diferencia es notable, y e nivel del largometraje nunca es de nuestro agrado, motivo por el cual muchos escritores son reacios a que sus obras sean trasladadas al cine, como en el caso de memorias de Idhún, que ha recibido varias propuestas de diferentes productoras, todas ellas rechazadas por la autora.

Por lo tanto... ¿hacen las películas justicia a los libros en los que están basadas? Por supuesto que no, pero... ¿no merece la pena poder presenciar las escenas de tus historias favoritas? Rotundamente sí, y compensa la escasez de fidelidad (excepto en casos extremos).

Tenemos que tener en cuenta también, la dificultad para un guionista de adaptar un libro siguiendo todos los detalles. Sencillamente no se puede. Y menos aún en un espacio de una hora y media. Pongámonos en su lugar e intentemos disfrutar de la proyección de todos modos. 


Al fin y al cabo el cine y la literatura van de la mano. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!