22/1/14

Reflexiones: lectura VS estudio.

¿Nos aporta más conocimientos la lectura que la escuela? Este es el tema que planteo hoy.


No soy el primero que se plantea esta pregunta. Antes muchos profesores o escritores se han proninciado sobre el tema, como Jordi Sierra I Fabra, quien afirma rotundamente que sí, basándose en sus vivencias personales. Hoy me propongo reflexionar sobre el tema ante todos vosotros, y es que cuando la enseñanza se vuelve insignificante ante un factor como los libros, es que algo no funciona bien.

Es obvio que los libros son una gran fuente de conocimientos, pero, ¿Qué hace que puedan ser mejores que un libro de texto?

En clase de lengua aprendí a distinguir los tiempos verbales, pero mucho antes de llamarlos por su nombre ya sabía usarlos, y fue la lectura quien me enseñó. Puedo pasar un mes estudiando la mitología griega en clase de historia, o puedo leer un par de libros de fantasía y aprender todo eso y mucho más. Si tuviera que escribir una redacción con lo aprendido en clase, mi expresión no sería mejor que la de un hombre de una cavernícola. Los libros fueron determinantes en el desarrollo de mi vocabulario.


Además, generalmente lo estudiado es suprimido por nuestro cerebro tras el examen, de modo que raramente recordamos muchos de los datos aprendidos en clase, un par de meses después de examinarnos. En cambio, los conocimientos adquiridos en un libro, por ejemplo, de carácter histórico, suelen permanecer bastante tiempo en nuestra memoria. A menudo ocurre que tu respuesta más habitual a "¿donde aprendiste eso?" es "Lo leí en un libro". ¿Verdad?

Y no solo se trata de conocimientos históricos, matemáticos, o científicos, sino también de ética y cultura general.

Básicamente, creo que esto se debe a que la disposición de una persona al aprendizaje, depende principalmente del método. Durante la lectura, solemos abstraernos en esta actividad, y empapar de datos nuestra mente abierta como si de una esponja se tratara. Lo mismo ocurre con las películas, documentales, videojuegos, o cualquier tipo de actividad lúdica y didáctica. Sin embargo, afrontamos la escuela de un modo muy diferente. Más bien en guardia, y claramente condicionados por los nervios y el estrés. Además, el hecho de que estudiar sea una imposición, también es un factor a tener en cuenta.

"Dos chicos estudiando"

Lo cual no significa que la escuela sea inútil. Pues desde luego rara vez la literatura nos enseñará a multiplicar, ni nos explicará con detalle la teoría de un libro, o las reglas gramaticales. La lectura es una forma de aprender sin apenas percatarnos, mientras que al estudiar, los sacamos al exterior y aprendemos a manejarlos, complementándose ambas actividades entre sí.


¿Cuál es vuestra posición acerca de mis elucubraciones?


No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!