7/2/14

Brave Story:

Lo mejor de la literatura oriental, en el mayor libro de fantasía japonés jamás escrito: Brave Story.


Desde el momento en que abrí el libro, pasó a ser una de mis mejores lecturas en años. Brave Story, nació en el año 1999 en Japón, publicándose semanalmente en publicaciones periodísticas, y hasta 2003 no apareció en forma de novela. Más tarde fue adaptado al manga, al anime, e incluso a los videojuegos, como explicaré más adelante. Poco a poco se convirtió en un bestseller a nivel nacional, e incluso mundial, y fue reconocida con numerosos galardones, incluyendo el premio Batchelder 2008 en EE.UU, pero hasta el año pasado (2013) no fue traducida al español, de la mano de la editorial Quaterni, especializada en literatura oriental.

La historia bebe directamente del rol japonés, y llega a nuestro país dividida en dos tomos muy similares (ambos a la venta): Un nuevo viajero y La torre del destino. Hoy reseñaré el primero de ellos:



Brave Story (tomo I): Un nuevo Viajero.
Autora: Mituke Miyabe.
Editorial: Quaterni.

Sinopsis: La vida de Wataru está a punto de tomar un giro radical que lo pondrá todo patas arriba. Todo comienza alrededor de un lúgubre edificio abandonado, donde, según cuenta la leyenda (urbana) habita un fantasma. Todo ello acompañado de la llegada al colegio de Mitsuru, un misterioso e introvertido joven, y una serie de percances en el ámbito familiar de Wataru.
 Nuestro joven protagonista pronto descubrirá la entrada al mundo paralelo de Visión, y la relación de este con los extraños sucesos que le rodean. Una vez allí, no tendrá más remedio que convertirse en un Viajero, y empuñar la espada del valiente, para emprender la búsqueda de las cinco gemas del sigilo, que le abrirán el camino hacia la torre de la diosa, donde un deseo y solo uno le será concedido... 
 A caballo entre ambos mundos Wataru vivirá una épica aventura para salvar ambos mundos y cambiar su destino.




Opinión personal: Brave Story es una oda al género del RPG y los juegos de rol. Una novela no podría haber estado más influenciada por los videojuegos clásicos japoneses, de los que recoge numerosos elementos, principalmente la estructuración de la aventura. Emocionante y cautivadora, es una novela que durante mucho tiempo tendrá un lugar especial en mi estantería. Y es, oficialmente, una de las mejores novelas de fantasía épica que jamás he leído, y no en vano ostenta la posición de prestigio de la que goza hoy en día. Ya era hora de que alguien decidiera introducirla en los países de habla hispana.
La historia comienza a escribirse en la Tierra, alrededor de Wataru, un niño de once años. Toda la trama gira alrededor de unos personajes con una personalidad muy definida, y unos conflictos muy interesantes, que atrapan al lector como si de un "libro estéreo" se tratara (disculpad mi lamentable juego de palabras).


Aunque es muy raro que yo lo diga, por primera vez he sentido como el drama que tiene lugar en el mundo real me mantenía con más interés que la aventura en sí en el mundo de visión, lo cual, o denota el sublime estilo narrativo de la autora, o bien es un hecho preocupante (¡¿qué me está pasando?!). Miyuke ha conseguido alcanzar el mismo nivel en los sucesos de la propia Tierra, que en lo que respecta al mundo principal, Visión, algo que se echa de menos en muchas otras novelas del género fantástico. 

La historia, en toda su complejidad, te sume en una profunda reflexión sobre los problemas sociales más acuciantes de la actualidad, que indirectamente (pero de forma muy directa), de forma que apenas lo percibes, pues todo ello está camuflado en un marco ficticio. La traición, el delito, el suicidio, el sacrificio, la discriminación, la herejía, el adulterio... muchos de ellos a través de paralelismos con las criaturas imaginarias de visión, y otros con el propio dilema laboral y moral que rodea la vida del pobre Wataru,


Por supuesto, todo narrado con una prosa hipnótica que te embelesa desde la primera página y te libera exactamente en la nº538, aun deseando que te vuelva a arropar de nuevo (¡segundo tomo, allá voy!).


Básicamente las dos mitades de la novela son completamente redondas. Ambos mundos; las dos caras de una misma moneda, logran establecer una conexión  sobrenatural, aunque quizás se podría haber subido el nivel de exigencia en cuanto a lo que la creación de Visión se refiere, pues no está del todo pulido, y en ocasiones, ciertamente podríamos decir que a la autora "se le fue un poco la pinza" con algunos sucesos.

El grado de inmersión es total. El volumen que tengo ahora mismo en mis manos es una ventana a un nuevo mundo que me niego a abandonar, y que llevaré siempre conmigo. Asimismo, la sensación de estar jugando a un videojuego que te invade durante la lectura es reconfortante, y el hilo argumental se ve muy influenciado por el entretenimiento audiovisual. He de decir que el RPG, caracterizado por los combates por turnos, nunca ha sido mi género favorito (yo siempre he preferido el tiempo real de Zelda), pero esta vez he sentido la necesidad vital de jugar... mi libro.

Una frase épica: "lo estúpido es a veces mucho más fuerte que lo correcto, y posee un asombroso poder para conmover los corazones de los hombres. Y las ideas estúpidas siempre son fácilmente asimilables por los corazones con agujeros, corazones como estériles árboles vacíos esperando a ser llenados".


El Libro de los Portales

Valoración:

Cualidades: A.I.T. (consultar diccionario de acrónimos inventados).
Me ha gustado tanto como: El libro de los portales.
Nota: 9,25





Capítulo de muestra:



El salto multimedia:

Manga:

En 2004 comenzó la adaptación al manga de la novela, de la mano del mangaka Yoichiro Ono. La cantidad de tomos que le llevó adaptar la extensa novela en ilustraciones (esperemos que esto se traduzca en un mayor grado de fidelidad) se cuenta en varias decenas. 
No hace mucho que el manga fue exportado a varios países, siendo sus traducciones más relevantes la versión francesa e inglesa... pero igual que en la publicación de la novela, España está a la cola, y esperamos poder gozar del manga próximamente.

1430402Brave Story, Volume 214879712059569
Tomos 1-4 de la versión inglesa del manga de Brave Story


Película de anime:

En el año 2006, surgió, como fruto de la colaboración de Fuji Televisión y estudio Gonzo Animation, la versión cinematográfica de la novela, que marcó las pautas argumentales y estéticas que más tarde seguirían los videojuegos.
La película, dirigida por Kôichi Chigira, y distribuida por Warner Bros, se puso a la venta ese mismo año, y más tardé se tradujo a diferentes lenguas (pero el castellano tampoco es una de ellas, aunque nos aferramos a la idea de que algún día llegará).La banda sonora de la misma también se puso a la venta en varias ocasiones, pero siempre en el país del sol naciente. He aquí los carteles de las versiones japonesa y francesa, y el que, a mi parecer, era el mejor tráiler de todos, el de la adaptación alemana.






El videojuego:



El mismo día en que se estrenó la película, se lanzó en japón un juego para la P.S.P titulado "Brave Story: New traveler". En los años siguientes también aparecieron versiones diferentes para Play Station 2 y Nintendo DS con el nombre de "Wataru's Adventure" y "My dreams and wishes". Todos ellos pertenecientes al género del RPG, ambientados en la misma historia, y con una estética muy similar, inspirada en la película, pero con un estilo gráfico muy diferenciado en las diferentes consolas.

Ninguno de ellos llegó a editarse fuera del país nipón.



Sinceramente, y a juzgar por lo vídeos que circulan por la red, no creo que ninguno de estos juegos, en ninguna de las tres plataformas haga justicia a la verdadera esencia rolera de Brave Story, lo cual me alivia, pues, de querer jugarlos, primero tendría que aprender japonés...


¡Próximamente reseñaré el tomo II! ¡Ya a la venta!

BRAVE STORY 2

La torre del destino.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!