17/3/14

Reflexiones: Discriminación por sexo en la literatura.


Hoy, en la categoría de "reflexiones", donde trato diferentes temas desde mi punto de vista, abriré una nueva rama de esta sección, dedicada a la discriminación literaria. No sera la última vez que leáis acerca de este problema en el blog, puesto que hay muchas formas de considerar inferior a una novela sin motivos para ello. La primera de ellas, sobre la que reflexionaré en la entrada de hoy, es la discriminación por sexos en la literatura.





¿De verdad los libros son para chicos o para chicas?
Mi respuesta es: NO


Esta cuestión me preocupa desde hace tiempo. Los libros, especialmente las novelas infanto-juveniles, son constantemente segregados por sexo. Muchas veces la raíz de la cuestión nace en la editorial. Muchas novelas son dirigidas a niños o niñas, sin motivo aparente. Claro, cuando hablamos de obras de autoayuda o similares... es comprensible y puede estar justificado, pero si se trata de un texto narrativo como cualquier otro, el problema se vuelve más acuciante.

Algo que he percibido en muchos años como lector, es que, generalmente, los libros que sufren esta discriminación, suelen ser los protagonizados por mujeres, que la sociedad considera "solo para chicas", mientras que los protagonizados por hombres son para todos los públicos... Una tremenda injusticia, ¿verdad? Pero me apoyo en una base sólida para afirmar algo tan grave.
Desde el momento de mi nacimiento, vivo con mis dos hermanas. A menudo comparto lectura con ellas, y, a lo largo de mi vida he leído muchas obras, en principio escritas "Para ellas". Y es que, en muchas ocasiones, el propio narrador se dirige al lector utilizando el género femenino en todo momento, dejando claro que está pensado para chicas. Sin embargo, y tras un profundo y exhaustivo análisis de toda la obra, siempre llego a la misma conclusión: la única diferencia con cualquier otra novela, es que el protagonista es una joven, y no un varón. Esto me lleva a otra cuestión, ¿como se puede concienciar a un lector, si el autor de la novela discrimina su propia obra?
Asimismo, aunque afortunadamente el caso no se suele dar en la situación opuesta, tampoco todas las historias protagonizadas por mujeres sufren tal discriminación.


Sin embargo, son muchos más los motivos que llevan a una sociedad a considerar un libro demasiado femenino para un hombre... de forma completamente injustificada. Pongamos como ejemplo las novelas románticas. En los últimos años, cada vez son más los adolescentes de ambos sexos que disfrutan de libros de este género, pero, sin embargo, hay que admitir que nuestra sociedad los sigue ligando a las lectoras, más que a los lectores. No hay más que echar un vistazo por la red para confirmarlo. Buscar cualquier tipo de novela romántica por internet, enseguida te llevara a webs de bloggeras, y, en general, opiniones y recomendaciones elaboradas por chicas. ¿Por qué? Desde el albor de los tiempos (o al menos, desde los orígenes de la especie humana), cualidades como el amor, la fragilidad, o la belleza, han sido relacionadas con mujeres, y, reconozcámoslo, aún no hemos conseguido borrar la huella que el machismo de nuestros antepasados grabó a fuego en nosotros.
Yo siempre he sido un enemigo acérrimo de la novela romántica, aunque, si me pongo a pensar, me formulo preguntas cómo, ¿de verdad se debe eso a que en realidad no me gustan? ¿o se trata, sin embargo, de una aversión provocada por los prejuicios del mundo que me rodea? Yo estoy convencido de la primera opción es la correcta, pero... ¿no es eso lo que diría todo el mundo?

Y algo que me molesta profundamente, es la arraigada costumbre de dotar a los personajes de tales historias de un carácter cursi y zalamero. Sí, también eso es relacionado casi exclusivamente con el sexo femenino. ¿no es hora de acabar con esto?

Si buscas "libros para chicos" en Google imágenes, no encontrarás nada fuera de lo normal, (y aunque en parte se debe al predominio del género masculino en nuestra lengua, otra forma de machismo) pero, si en su lugar sustituyes la palabra clave "chicos" por "chicas", tu pantalla se llenará en seguida de portadas en color rosa, y podrás comprobar que mi teoría se confirma: los resultados están plagados de títulos románticos, y con niñas, chicas, o señoras ocupando la portada.

Y no es la primera vez que uno de nosotros (y ahora escribo para los lectores hombres) se siente avergonzado ante otra persona que se burla porque leemos un libro "de chicas". ¿Acaso no os ha pasado alguna vez? En esas ocasiones tengo que contenerme para no estrangular al interlocutor de turno. ¿En serio nos consideramos un país desarrollado y progresista? 


¿Cuál sería un método viable para erradicar este problema?
¿Cual es vuestra experiencia con la discriminación sexual literaria?
¡Esperamos vuestros comentarios!

2 comentarios :

  1. Muy buena reflexión. En mi opinión todo es producto de la cultura y de las campañas publicitarias que no rodean e influyen. Lo mismo pasa con los juguetes o con la forma de vestir. No podemos negar que todos estamos influenciados y eso nos afecta a la hora de elegir un libro, una camiseta o un juego. Los roles que se nos asignan como hombre o mujer nos marcan, a unos más que a otros, pero ahí están. Yo creo que las novelas románticas funcionarían entre los chicos si fueran escritas pensando en ellos y con una buena campaña publicitaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que, aunque no nos demos cuenta, tanto hombres como mujeres tenemos una idea del mundo que nos rodea que tiende a distinguir entre el sexo masculino y el femenino constantemente.

      Eliminar

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!