11/9/14

Un verano literario. Parte 1:


La vacaciones ya han acabado para nosotros, pero este año nos han dejado muy buenos recuerdos...

Este verano hemos tenido el placer de visitar la hermosa e inspiradora ciudad de Ámsterdam (Países Bajos), donde pasamos tres de los mejores días de nuestra vida. Nos cansamos de ver museos, canales, puentes, monumentos, pueblos , zuecos, queso y tulipanes... ¡pero siempre con un ojo puesto en aquello que puede ser de interés para nuestros lectores!

Lejos de contaros nuestra vida, en este reportaje os ofreceremos un resumen en fotos de la faceta más "literaria" de nuestra pequeña aventura... Todas las fotos que utilizaré han sido tomadas y editadas por mí (o, en su defecto, mi familia), exceptuando las de la casa de Ana Frank, donde no estaba permitido sacar fotografías.
Tal cantidad de datos os queremos transmitir que dividiré esta suerte de reportaje en dos entradas (ya me estoy acostumbrando a esto...). En la primera de ellas os mostraré alguno de los lugares "emblemáticos" de la ciudad de Ámsterdam, mientras que en la segunda parte, que podréis leer en los próximos días, os relataré mi experiencia en las librerías que visité en el lugar (incluida la tienda de cómic más antigua del mundo), y los libros que he adquirido (en inglés, por supuesto).
Que comience el reportaje:


¡El banco!


Si es que sé que en el fondo es lo que queríais ver vosotros, pillines... Esta es la foto que os prometí del banco de la adaptación cinematográfica de "Bajo la misma estrella". 
En uno de mis paseos por la ciudad me desvié por la calle "Leidsegratch" (una réplica de otra cualquiera), para ver el famoso banco de la película, donde se rodó una de las escenas mas emotivas, y que se hizo famoso a nivel mundial tras ser robado y finalmente devuelto a su emplazamiento original.

Hay dos bancos contiguos, pero los fans de la película se han esforzado en marcar el banco correspondiente, tallando corazones y "OK, OK". Nuestra mascota el gusanito lector se ha emocionado y ha querido sacarse una foto en el banco... ¡pero de momento sigue soltero!


De hecho, antes de viajar tuve que analizar exhaustivamente el fotograma correspondiente de la película, y examinar la calle completa en Google Maps, hasta reconocer aquel punto de referencia que me indicaba indudablemente la posición exacta del banco. Hablamos de...


Una puerta anónima pero muy singular (la única diferente de toda Leidsegratch). La épica puerta en mi opinión... El banco ha eclipsado su belleza, y merece su momento de protagonismo.
¿Qué decir? Es un banco sencillo, corroído por el tiempo, y bastante... cutre. ¡Pero sus connotaciones metafóricas son infinitas!



En el Rijks Museum:

El primero de la infinidad de museos que pisamos fue el RijksMuseum (no, yo tampoco sé pronunciarlo). Se trata de un museo de arte e historia holandesa, y una de las salas que más me ha llamado la atención es la enorme biblioteca con la que cuenta... ¡Más de seiscientas estanterías repletas de libros con retales de tela que los protegen del polvo...! Espectacular... aunque tiene mucho que envidiar a la biblioteca que tengo en mi casa... (percíbase el sarcasmo).

También destacaría una de las piezas que se exhiben... ¡un cuadro con un unicornio! ¿Adivináis a que saga fantástica me recuerda?



Visitando la casa de Ana Frank:




Una buena tarde visitamos la casa de Ana Frank, una joven judía famosa por su internacionalmente difundido diario de cuadros, que se escondió junto a su familia en este edificio para escapar de las tropas de Hitler.

Un viaje muy emotivo por las estancias secretas, ocultas por una estantería movediza tras las que se escondió la familia Frank, hasta que el enemigo acabó descubriéndolos, segando así la vida de esta joven y prometedora aspirante a escritora, que de seguir viva habría cumplido este año 85 años.



Aunque las habitaciones no estaban amuebladas (los alemanes habían destruido el mobiliario original), no dejaba de ser interesante.

Quise llevarme un recuerdo del lugar, y por ese motivo acudí a la tienda del museo, donde disponían de ejemplares del famoso diario en múltiples idiomas y formatos, y adquirí la biografía gráfica de Ana Frank, publicada en castellano por Norma Editorial. ¡Pronto os deleitaré con su reseña!



Me sentí particularmente identificado con esta joven, no por la opresión ni la persecución de su ideología, por suerte, sino por su pasión por la escritura a tan temprana edad. Estoy seguro que de no haber sufrido un trágico final habría sido, a día de hoy, una reconocida autora.

Aquí debajo tenéis la foto que me hice con su álter ego de cera en el "Madame Tussauds" (museo de cera de Ámsterdam), junto a la de un amiguito extraterrestre...



Cabe destacar que allí abundaban el queso, los tulipanes y los zuecos tradicionales (sobre todo en las tiendas sacacuartos para turistas...).


Hay incluso quién estaba obsesionado con ellos...



¡Esto es todo por hoy!
En un par de días publicaré la segunda parte del reportaje, en el que profundizaré en "Lambiek", la tienda de cómics más longeva de Europa y del mundo, situada en la ciudad de Ámsterdam, y en la inmensa librería "The American Bookcentre", especializada en libros Americanos...
¡Hasta entonces!


¡Pero esto no acaba aquí! Para finalizar, os dejo con un par de fotos de un pequeño paraíso que he encontrado (como mera curiosidad, y sin ningún interés literario)... Ya sé que se sale del tema, ¡pero mi vena friki me puede!




Sigo decidido a no mostrar mi rostro... Yo estoy detrás de Link, posando ante esta jugosa tienda de merchandishing... Un paraíso para los amantes de Mario, Zelda, Nintendo, Sonic, Plants VS Zombies, Assasins Creed u Hora de Aventuras...


En esta ocasión me las he ingeniado de otro modo para ocultar mi cara... ¿Qué mochila más épica no? ¡Y para épica la batalla representada en la camiseta!


Camisetas, carteras, mochilas, gorras, cinturones, hebillas... ¡E incluso mochilas con forma de mando de NES! Para los más nostálgicos...

Rodeado de tanta belleza y perfección, mi paga se quedaba corta...

¡Hasta pronto!

4 comentarios :

  1. ¡Hola, Pablo! Me ha encantado este reportaje que has hecho de la ciudad. Ya estoy esperando con ansias, la segunda parte :) ¡Nos leemos! Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me halagas Íñigo! No es en realidad un reportaje de la ciudad (en ese caso tendría que ser mucho más profundo) sino de aquellos aspectos que creo que le podrían interesar a los lectores... ¡Pero estoy seguro de que lo mejor viene en la segunda parte!

      Y, por cierto, ¡Feliz aniversario de tu blog! (con retraso) :)

      Eliminar
  2. Me ha parecido fantastico tu reportaje , te agradecería muchísimo si me pudieses concretar como encontrar el banco de bajo la misma estrella lo estoy buscando como una loca por google maps y nada , espero tu respuestas con ansias ya que me encantaría visitarlo en navidad :) excelente tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te haya gustado!
      Antes de realizar el viaje me informé bien al respecto, ¡y no te imaginas lo que me costó encontrar el banco a través de Google maps! (lo identifiqué gracias a la puerta :)
      Está situado justo al principio de la calle Leidsegartch (si entras desde el centro de Ámsterdam). Te dejo a continuación un enlace de la posición exacta en Google Maps: https://www.google.es/maps/place/%C3%81msterdam,+Pa%C3%ADses+Bajos/@52.3675414,4.8863926,21z/data=!4m2!3m1!1s0x47c63fb5949a7755:0x6600fd4cb7c0af8d

      ¡Gracias por tu visita!

      Eliminar

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!