8/2/15

Mañana Todavía; doce distopías para el siglo XXI

Utopía:
(Del gr. οὐ, no, y τόπος, lugar: lugar que no existe).
1. f. Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación.

Distopía...
1.f. ¿?                                                                                                                                         DRAE

Utopía VS Distopía; Fan Art
Aunque todavía no es una palabra reconocida por el diccionario de la Real Academia, las ditopías se han ganado a pulso un puesto de prestigio en la literatura juvenil (y universal), en contraposición a las idílicas utopías. A mediados del pasado año, tuvo lugar un hecho sin precedentes; la editorial Fantascy publicó una antología distópica, que reúne relatos inéditos de doce de los más insignes autores de fantasía y ciencia ficción de nuestro país: Juan Miguel Aguilera, Elia Barceló, Emilio Bueso, Laura Gallego, Rodolfo Martínez, José María Merino, Rosa Montero, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Javier Negrete, Félix J.Palma, Marc Pastor y Susana Vallejo. Dicha obra, que hoy reseño, recibe el nombre de "Mañana todavía", y está nominada a los Lectureka Choice Awards 2015! en dos categorías; mejor diseño de cubierta y premio especial a la originalidad (más información en la pestaña superior de los LCA 2015).


Mañana todavía; doce distopías para el siglo XXI
Mañana todavíaCoordinador: Ricard Ruíz Garzón
Editorial: Fantascy

Sinopsis (oficial): Hoy ya no, pero tal vez mañana o pasado mañana... los clásicos podrían reescribirse a conveniencia, las redes sociales podrían marcar la vida de un bebé, la maternidad podría convertirse en una forma de condena, la casta política podría borrar a determinados ciudadanos, la altura de un edificio podría definir nuestra longevidad, los teléfonos móviles podrían empezar, de tan inteligentes, a rebelarse. Y todo intento de evitarlo, todo asomo de revolución, podría acabar pareciendo un esperpento, Sería un mañana inquietante, sí, pero posible. Demasiado posible.

Porque las distopías no son solo otra moda literaria.
Son alarmas, denuncias, sátiras del abismo.
Son las armas del hoy contra el mañana.
Son las ficciones de la crisis.
Todavía.


Opinión personal: como fan de la ciencia-ficción, las distopías aún no han encontrado su lugar en mí estantería; o, mejor dicho, aún no lo habían hecho. Se trata de un género que me tiene dividido; algunas distopías están entre mis lecturas preferidas... y la mitad restante está entre los libros que no fui capaz de leer por completo. Puede que sea el único apasionado de la Sci-fy que ha leído Un mundo Feliz de Aldoux Huxley y no ha disfrutado de ello. Simplemente, es difícil que una interpretación distópica del futuro ejerza algún atractivo en mí. No obstante, puedo decir que la mayor parte de los relatos de Mañana Todavía (aunque también hay excepciones) han pasado mi test de calidad.

En  Mañana todavía me he enfrentado a doce visiones muy distintas de nuestro porvenir, pero todas igualmente profundas; el resultado de una magnífica selección de autores, algunos de los cuales ya habían cultivado el género distópico con anterioridad, y otros, como Laura Gallego, que aun estando especializados en literatura fantástica se han atrevido por primera vez con esta temática futurista.


 Me gustaran o no, todas las historias compartían un elemento, una temática interesante y original. Desde cómo pueden llegar a controlar nuestras vidas las redes sociales (un interesante relato de Laura Gallego), las consecuencias de nuestra indiferencia hacia el medio ambiente (una inquietante historia de Emilio Bueso) o como las inteligencias artificiales llegarían a gobernar el mundo (La inteligencia definitiva, de José María Merino), hasta una curiosa sociedad en la que la supervivencia se basa en la constante lectura, escritura e invención de historias (un fascinante relato de Marc Pastor). Una de ellas -limpieza de sangre- llegó incluso a vaticinar la crisis del ébola (recordemos que el libro fue publicado meses antes de que saltara la alarma). Pero, en mi humilde opinión, la palma se la lleva Los centinelas del tiempo, de Javier Negrete; un relato que es más bien una novela corta, y constituye la historia de más extensión del volumen. En ella, se presenta una sociedad donde la obsesión por la igualdad y la lucha contra el racismo y el sexismo ha llevado al uso de eufemismos y modificación de nuestra cultura a modo de lavado de cerebro. Los protagonistas leen libros como "Harry Potter y el hombre de procedencia multicultural", y en lugar de utilizar el término "ligar" (que es extremadamente sexista), envían Formularios de Solicitud de Relación Afectiva de modalidad Transitoria, o sustituyen las "minorías étnicas" por "grupos que históricamente no han tenido suficiente representación". Una gigantesca y profunda alegoría sobre la importancia de la literatura, y crítica social hacia la censura y el control opresivo; además de ser emotiva, e hilarante (la terminología del futuro te arrancará más de una sonrisa...).


 De este último relato extraigo la cita con la que podría resumir, no solo el volumen en su integridad, sino la inmensa mayoría de los defectos de la sociedad moderna:

No hay engaño más fácil que aquel en el que la víctima es uno mismo.

Para cerrar reseña, ¿qué mejor que comentar el desenlace de los relatos? (sin spoiler, ovbiamente).
Si eres la clase de lector que no soporta los finales abiertos, probablemente te desesperarás con Mañana Todavía. Como era de esperar en una obra de carácter distópico, el grueso de los finales es abierto, o tiene un macabro desenlace (no puedo culparles por eso; probablemente, yo mismo lo habría hecho así...), y se observan pautas comunes en la estructura de los distintos relatos. Aunque me hubiera gustado que hubiera más diversidad en ese aspecto, en la mayoría de los casos está justificado.

Mañana todavía es una obra apta para adolescentes, aunque quizás se acerque más a la literatura adulta (no lo digo yo, sino los autores y los medios), que incluye fascinantes historias que podrán disfrutar lectores de diversas edades y gustos. Una apuesta segura para los amantes del género distópico.



Valoración:

Me ha gustado tanto como: El Juego de Ender
Nota: 8,1

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!