2/3/15

A mí este siglo se me está haciendo largo

El siglo XXI está pasado de moda...


 El rey de las cosas pequeñas regresa a Lectureka! con su nuevo (o relativamente nuevo) libro; A mí este siglo se me está haciendo largo, su último libro cómico, publicado en octubre del pasado año.
 Como es habitual en la obra de Luis Piedrahita, este libro trae de la mano grandes dosis de humor y una perspectiva curiosa de la vida, tratando temas tan banales  como las salas de espera donde uno desespera, las rotondas donde se coloca la basura que nadie quiere, los libros de bolsillo diseñados para no caber en los bolsillos o la carpeta de documentos del coche, sola y desangelada, de la que ningún conductor se acuerda hasta que la policía lo hace por él. Estos y otros 40 elementos de nuestra vida cotidiana son dotados de un sentido mucho más profundo gracias a la palabra de Luis, que puede ver mucho más allá en todo aquello que nosotros damos por hecho.
 Horas de risa es lo que garantiza Planeta con este libro pero... ¿habrá cumplido la premisa? La única forma de comprobarlo es enfrentarlo a mi atento escrutinio, y elaborar la prometida reseña: 

Primer capítulo de muestra aquí.

A mí este siglo se me está haciendo largo.
Autor: Luis Piedrahita
Editorial: Planeta

Sinopsis: Hola, jovenzuelos:
Soy Luis Piedrahita y quiero presentaros el libro más divertido del siglo XXI, A mí este siglo se me está haciendo largo. En él escribiré sobre el queso. ¿Que qué es eso? Eso es queso. Escribiré sobre las tapas de los retretes. ¿De qué va este capítulo? Va de retretes, Satanás. Escribiré sobre las bayetas y los trapos, y explicaré cómo todo trapo atrapa todo. Escribiré sobre el marisco, pues del mar más arisco sale el mejor marisco, y escribiré también sobre el estornudo y el hipo, tan diferentes y a la vez tan distintos. En definitiva, escribiré sobre todas aquellas cosas que demuestran que este siglo ha empezado equivocándose, trastabillando, y que se nos va hacer muuuuy largo… Escribiré sobre todas esas minucias e insignificancias que acumulamos por los rastrillos y los cajones de casa, como las canicas, los clips, las encías de los galápagos, la pelusilla que se nos queda en el ombligo. De todas esas cositas pequeñas
que a la larga son las que hacen de la vida algo realmente grande y de este libro algo imprescindible como el respirar, necesario como el pestañear, apetecible como el bostezar y gratificante como el rascarse. 
¿Estás listo para reírte del siglo más largo de todos los tiempos?

Antes de comenzar, os dejo esta suerte de Book-tráiler que el autor ha compartido en su canal de Youtube:


Opinión personal: la primera edición del libro se agotó en seguida, y la segunda tirada no tardó en ponerse a la venta. Aunque viendo este vídeo, ya me explico que se haya agotado tan rápido... ¡todos los ejemplares estaban en casa de Luis!

A mí este siglo se me está haciendo largo tiene todo lo que cabe esperar de un recopilatorio de monólogos de Luis Piedrahita; profundas reflexiones de lo superficial que gracias al dominio de la palabra de este maestro del humor conseguirán hacerte feliz durante un ratito. Se trata de un libro muy asequible (en lo que a agilidad de la lectura se refiere) compuesto por textos cortos que versan sobre objetos y conceptos cotidianos enfocados con un objetivo cómico, ridiculizando la naturaleza humana y lo poco práctico de la existencia, porque realmente la mayor parte de los objetos que nos rodean han nacido gracias a decisiones arbitrarias, o simplemente dan lugar a incongruencias varias. Más de una vez pensarás, al tiempo que te echas una carcajada; "Pues, es verdad, esto también me ocurre a mí. Yo también me he preguntado esto alguna vez...". Sinceramente, todos nos hemos preguntado alguna vez por qué los libros de bolsillo reciben ese nombre, o dónde crecen en la naturaleza las plantas de interior, quién decide qué es arte y qué no... (hay que echarle imaginación para apreciar el arte moderno...) y todos nos hemos arrepentido alguna vez de nuestra firma en el DNI. Pero sobre todo, nunca, nadie en la tierra le ha dado uso a un pisapapeles.

 Y no solo los monólogos serán lo que te haga reír; también lo harán las pequeñas curiosidades que incluye al final de cada uno, siempre relacionadas con el tema a tratar. Del mismo modo, cada capítulo es presentado con un ingenioso juego de palabras, de esos que tanto nos gustan, y tan bien domina Luis Piedrahita.


 ¿Había mencionado que la edición está muy cuidada? Porque, si hay algo loable en ella es que este es el libro más suave del mundo. ¿No me creéis? Id a comprarlo, y os sorprenderéis del tiempo que pasaréis acariciándolo... Los pequeños detalles marcan la diferencia.



 Pero para pequeño y empobrecido el prólogo de José Mota, cuyo humor, tan intrínsecamente distinto al de Luispi, sin ser malo, palidece a su lado, siendo un arranque pobre en comparación con el contenido que lo sucede.

Como ocurre con todas las obras humorísticas, acabas aprendiendo mucho sobre la ciencia de los monólogos a raíz de leerlos de forma continuada (40 monólogos, ni uno más ni uno menos contiene este libro), y si de algo me he dado cuenta es de que siguen unas pautas muy determinadas, e incluso tienen la misma duración, con una precisión milimétrica. La estrategia seguida para lograr despertar tu interés es siempre la misma, que con un estudio mínimamente meticuloso del libro cualquiera podría llegar a escribir sus propios monólogos sobre sus inquietudes varias y triviales, aunque muy pocos con la inimitable calidad de Luis Piedrahita.

Nota: 8

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!