8/7/15

¿Sabías qué...? La casa de Julieta

 ¿Es real la historia que se narra en la obra de Shakespeare Romeo y Julieta? No hay evidencia de ello, y lo más probable es que sea completamente ficticia, pero eso no impide que gracias a ella la ciudad de Verona, donde está ambientada la obra, sea un reclamo turístico para los enamorados de todo el continente.



 Existe precisamente en la ciudad en Verona una casa del siglo XII en la cual, según la leyenda (urbana) vivió la famosa Julieta. La casa en cuestión está situada en el número 23 de la via Capello, y perteneció a la familia Del Capeli, motivo por el cual la gente la relaciona con la nombrada en la obra del dramaturgo inglés. Paradójicamente, Shakespeare nunca visitó Verona en vida (y tampoco en muerto...), y el célebre balcón de esta casa no pertenece a la construcción original, sino que fue añadido en el siglo XX. Pero mientras haya dinero de los turistas por el medio, no importará que nos hagan creer, pese a todas las contradicciones, que esa fue la genuina casa de la familia Capuleto.

 Pero ¿qué sería de la leyenda sin el amante de Julieta? Existe otro edificio asociado a la familia de Romeo, no muy lejos de la casa de su amada; en Vía Arche Scaligere 2-4. Esta segunda casa perteneció a la familia Montecchi, atribuida a los Montesco. Sin embargo, al ser una residencia privada, no está abierta al público.


 Volvamos pues a la casa de los Capeli. Bajo el balcón se encuentra el mayor reclamo del lugar: la estatua de bronce de Julieta, obra del escultor italiano Nereo Costantini. Esta estatua no es solamente la protagonista de todos los selfies, sino que también forma parte de la tradición más morbosa del lugar. Cuenta la leyenda que quien le toque el seno encontrará el amor verdadero (no me extraña que tengan que repararla de lo manoseada que está...). ¿Me permitís hacer un pequeño apunte? En la obra de Shakespeare, la protagonista solo tiene 14 años de edad. Volved a mirar la estatua y entenderéis a lo que me refiero.

 Durante el día de los enamorados (14 de febrero) o la fecha del cumpleaños de Julieta (17 de septiembre) se organizan diversos eventos conmemorativos en la casa, e incluso se permite a los veroneses contraer matrimonio allí (por una considerable suma de dinero, imagino). ¡Qué romántico! Casarse en el balcón donde se produjo el primer encuentro amoroso entre Romeo y Julieta... dos jóvenes que acabaron muertos a causa de su pasión. Pensad en ello antes de considerar organizar vuestra boda civil en ese lugar...


 Para muchos el motivo de la visita de esta casa llega mucho más allá de una simple estatua. Independientemente de lo que dicte la leyenda, en su interior se expone una extensa colección de muebles, cerámica y cuadros de los siglos XVI y XVII. 

 En ocasiones puede resultar difícil llegar a ver la casa. ¿El motivo? Se encuentra sepultada bajo decenas de capas de notas de amor dejadas en las paredes por aquellas parejas que desean sellar su amor (de nuevo, han escogido el sitio idóneo; la casa de la protagonista de la relación trágica por excelencia). Los tortolitos se vuelcan en la tarea hasta tal punto en que es necesario retirar todas las notas dos veces al año, antes de los eventos antes mencionados, en los que se produce una mayor afluencia de visitantes. Se planea abrir un museo con todas las notas acumuladas con el paso de los años, que se conservan en perfecto estado. 

<strong>L'allestimento con i costumi e gli arredi del film di Franco Zeffirelli</strong><br/>

 Pero no todos los jóvenes son afortunados en el amor ni se pueden permitir escribir esas notas. Hay quienes, muy a su pesar, tienen problemas amorosos como los tuvo Julieta, y por eso existe... ¡El club de Julieta! (¿Hasta dónde podemos llegar con esto?) Un club con sede en la Casa de Julieta donde las secretarias ofrecen consejo y apoyo a todas las jovencitas que deseen compartir sus desamores, y contestan a miles de cartas al día. ¡Un trabajo duro! (¿Quieres consejo para tener éxito en tu relación? ¡Pide ayuda a quienes actúan en nombre de la joven que murió por amor! ¡Será buena idea!).


¿Excesivo? Quizás. Otro día os hablaré de la tumba de Julieta...
Sí, eso también existe.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!