24/9/15

Harry Potter en el cine: películas 5 y 6

Comienza la recta final:

Harry Potter y el Misterio del Príncipe : Cartel

 En mi afán por reseñar (aunque sea con años de retraso) todas las novelas y películas de la saga de Harry Potter, tras haber hecho lo propio con los seis primeros libros y las cuatro primeras adaptaciones cinematográficas, hoy es el turno del análisis de las adaptaciones de Harry Potter y la orden del Fénix y Harry Potter y el misterio del príncipe, películas que ya han pasado por mi ojo crítico suficientes veces como para realizar un exhaustivo y profundo repaso a sus fortalezas y flaquezas, preparando el terreno para la que será la reseña definitiva del épico desenlace de la saga en sus dos versiones; escrita y filmada (paciencia, aún no he acabado la lectura por culpa de Sueños de Piedra que me ha obligado a apartarla durante unos días...).

 No es el mismo el niño que vio las películas proyectadas en una pantalla gigante cuando tenía 7 y 9 años, que el que las volvió a ver con 15 tras haber leído las novelas (sí, mi secreto más vergonzoso como lector, he visto todas las películas de Harry Potter antes de comenzar siquiera a leer los libros, no me juzguéis), y por eso cuento con la ventaja de dos puntos de vista muy distintos de una leyenda...

¡Dentro tráilers! (Dios, los he visto y son muy... de la primera década del siglo. ¿Qué habrá sido de ese narrador? Me siento mayor...).




 Lo mejor: la epicidad que todo lo envuelve y la magnífica banda sonora que acompaña todos los compases de las películas.

 Lo peor: un guión acertado a medias y una relación entre personajes que podría haber dado más de sí. 

 Otras observaciones: con la llegada al cine de la quinta y sexta entrega de la saga, no solo pasamos su ecuador dando pie al inicio de un nuevo ciclo, sino que su enfoque dio, por última vez, un giro radical, al pasar por un cuarto y último director. El nuevo rumbo que toma la dirección, a cargo de David Yates, le imprime una connotación incluso más adulta que los libros, lo cual no ha sido una elección arbitraria, sino un giro deliberado que refleja la seriedad que impregna este nuevo tramo de la historia.


 Lo cierto es que en mi infancia me parecieron bastante pausadas, y llegué a pensar que habían perdido ese aura mágica que caracterizaba a todas las películas de la saga. Ahora, desde una nueva perspectiva y con unos gustos considerablemente distintos lo veo como unos largometrajes emocionantes que se coronan como lo mejor de la saga hasta el momento, aunque si en algo estoy de acuerdo con mi yo del pasado es en que ya no son tan cálidas como lo fueron las primeras entregas aunque, como ya he dejado caer, es algo que representa intencionadamente la crudeza de la situación. He de decir, pese a todo, que esa faceta de la historia no se llegó a perder del todo en las novelas.

 A medida que las novelas se hacían más largas y profundas, a las películas les costó más mantenerse fieles a los escritos de Rowling, aunque eso no quita que el guión me siga pareciendo bastante acertado. Sé que son muy distintas, pero no soy capaz de enfadarme por ello. Creo que en este caso se han sabido solucionar las diferencias "por las buenas". Los cambios tienen verdadero sentido; hay escenas obviamente suprimidas, y otras modificadas o en un orden distinto al original, pero en ambos casos se captura a la perfección el espíritu del libro en que se basa, transmiten un mismo mensaje de modos distintos. Algunos cambios me parecen incluso inteligentes, solucionando algunos giros dudosos de la novelas. Eso no significa, no obstante, que esté contento con todas las modificaciones, ni mucho menos, hay ciertas cosas (especialmente añadiduras) que no soy capaz de perdonar, pero creo que hay un correcto equilibrio y el mundo mágico no se ha visto corrompido por la mano del guionista.


   Puntualizando unos últimos detalles sobre la trama, diré que ambas tienen un final que no se puede describir de otra forma que con mi palabra favorita; épico. (absténganse de leer el resto del párrafo aquellos muggles que no hayan leído ni visto Harry Potter 5 y 6). La batalla entre Dumbledore y Voldemort en el Ministerio de magia es la mayor y más grandiosa wizard fight a la que una película puede aspirar. Y también me ha parecido correcto como se ha solucionado ese final que en el libro describí como inconcluyente, aunque en la película es más que aceptable. En lo respectivo a El misterio del príncipe no hay nada que supere a la escena de los inferi y el anillo de fuego de Dumbledore (eso sí que era música épica y lo demás son tonterías), y no menos respeto merece la muerte del director de Hogwarts, que por otra parte habría sido más espectacular con el debido funeral. (Fin del spoiler).

 Estas entregas destacan también por las grandes dosis de acción que se reparten entre ambas, que desde luego no habrían sido lo mismo sin una banda sonora tan mágica como la historia a la que acompaña, que aunque no ha conseguido ser tan icónica como la de John Williams en las primeras películas sigue impregnada de mucha personalidad (he decidido que, aunque me lleve años, necesito hacerme con la BSO de todas las pelis, sin excepción).


 Así como la música es brillante también lo son, muy en la línea del acabado general, los efectos especiales, vestuarios, escenarios y demás (después de haber leído las enciclopedias y conocer como se hizo la magia lo aprecias mucho más...).

 Aun estando conforme con el recorte de algunas subtramas para adaptar la historia al lenguaje cinematográfico, lo que más disconformidad me suscita es el hecho de que las relaciones amorosas se sientan completamente vacías en las películas. En el libro se profundiza bastante en ellas, mientras que en el cine el proceso es muy superficial, y no hablo solo de Harry y Ginny, Ron y Hermione, sino especialmente a la etapa de la orden del fénix en la que nuestro protagonista tiene sus roces con Cho Chang. Si bien nunca me gustó que la historia tomara ese rumbo, al restarle todo el contexto y trasfondo en la película pierde todo el sentido. Simplemente ocurre, sin que haya ninguna química entre los actores o indicios convincentes de que hay una mutua atracción.


 Respecto a los actores, sorprende descubrir que Daniel Radcliffe (Harry) resulta ser el más plano del trío. Emma Watson y Rupert Grint (Hermione y Ron) son tan convincentes como de costumbre. La que, por decirlo de algún modo, "brilla" especialmente es Imelda Staunton en el papel de Dolores Umbridge, retratando a la perfección el personaje que tan bien construyó J.K.Rowling sobre el papel.

 A su lado, también Michael Gambon (Dumbledore) es sublime, por no hablar de Ralph Fiennes (Voldemort), Alan Rickman (Snape) y Maggie Smith (Minerva Mc.Gonagall). Esta última ha conseguido cautivarme como lo hizo su personaje en las novelas. ¿A quien no le cae bien la profesora Mc.Gonagall?


 Por último, los recortes del guión no solo suprimen algunas escenas, sino también detalles, dando lugar a diversas confusiones. Temas relacionados con la naturaleza de los horrocruxes, la aparición o los hechizos no verbales no son explicadas, y a menudo surge la pregunta ¿cómo demonios funciona la magia en el maldito mundo mágico? ¿Por qué a veces hay que pronunciar el hechizo y a veces no? Estas dudas no se producen con la lectura de la novela, y en especial de las dos próximas películas (la reseña muy pronto) se intensifica esta incertidumbre de cosas que se dan por supuesto y no son tan obvias para personas ajenas a la saga.

 En general son dos adaptaciones de gran nivel, que juegan un papel crucial en una saga que es, desde hace tiempo, mi saga cinematográfica favorita. Jamás habría dicho que su duración, como es habitual en la serie, se aproxima a las dos horas y media, porque son tan entretenidas (¡y épicas!) que siempre quiero más. Tal y como ocurre en mayor grado en las novelas (que no quepa duda, la novela supera a las películas, pero eso no impide que estas, como tal, no sean estupendas).


Grado de fidelidad: considerable

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!