9/11/15

Reseña: Crónicas de Landereina II; Feitizo de sangue

 Odiadme. Merezco ser odiado. Más de un mes sin reseña. ¡Un mes! ¿Cómo he podido? Noticias y noticias que no paraban de brotar eclipsaron lo que realmente importaba, y claro, ahora mi pila de libros pendientes de reseñar es casi tan grande como mi pila de futuras lecturas...

 Recomienzo: Buenas tardes, lectores y lectoras, y bienvenidos a la reseña de Feitizo de Sangue, la segunda parte de la trilogía fantástica gallega Crónicas de Landereina, de Sabela González, cuya primera parte reseñé allá por 2013 (y no, no pienso enlazar a aquella entrada, porque las reseñas de mi yo de trece años eran terribles...).


 Pinchando aquí podréis acceder al vídeo de la presentación de la novela en Vigo, que tuvo lugar en febrero de este año. Sí, habéis leído bien, febrero, y hoy, nueve meses después, os ofrezco mi humilde reseña (ahora que lo digo en voz alta me doy cuenta de que verdaderamente tiene pecado. ¡Nueve meses! ¿Puedo excusarme diciendo que mi pila de lecturas pendientes estaba muy fuera de control? ¿No? Os doy permiso para seguir odiándome...). Y lo cierto es que el retraso no se debía a que el libro no me gustara, ni mucho menos. Es más, he sufrido por cada segundo que he tardado en compartir esta reseña con vosotros, pero hoy, al fin, es el día. Disfrutad, y perdonad a mi alma de lector arrepentido :)

As Crónicas de Landereina II; Feitizo de Sangue
Autora: Sabela González
Editorial: Galaxia
Páginas: 259

Sinopsis: año 1227; con gran parte de la Piedra de Luna en manos del enemigo -que pretende usar su poder tal y como una vez lo hizo el malvado Wiasmau-, y hordas de monstruos amenazando la seguridad de los habitantes de Landereina, Berenguela y Güenaela continúan su periplo por el reino para hallar el hechizo capaz de extinguir para siempre la magia del poderoso amuleto, y quedar así libres de todo peligro. Para hacerlo, habrán de abandonar la relativa seguridad del bosque de Etlual, y dirigirse a donde todo comenzó; Las Islas Cíes Svörie, la isla de los sabios (aunque todos sabemos que son las Islas Cíes) y única solución a los misterios que rodean a la Piedra de Luna.

193 años antes, la tiranía de Wiasmau comenzaba a gestarse en el seno del pacífico reino de Landereina...


Opinión personal:
 ¿Que necesita un libro de fantasía para triunfar? Yo os lo diré: una trama bien hilada, un gran mapa y nombres propios impronunciables. Feitizo de sangue tiene todos los ingredientes de la fórmula ¿qué más podría pedir? Saltos temporales, aventuras épicas, una sinopsis atractiva y una portada a la altura, claro... ¿Cómo? ¿Qué también tiene eso? Vaya, parece que ya tengo el trabajo hecho...

Cuando el pasado y el presente son uno solo:
 La primera gran alegría viene de la mano del primer viaje al pasado, porque si algo me enamoró de la primera novela, y quería que se conservara en futuras entregas (y así a sido) es la combinación de dos espacios temporales que se alternan y referencian mutuamente durante el transcurso de la historia, y sin tener una especial conexión entre ellos, se sienten como algo interdependiente. Rescato mis palabras en la reseña original: "Efectivamente en la historia se van alternando fragmentos de diferentes épocas con una agilidad digna de un autor consagrado, lo que mejora considerablemente la experiencia de lectura, pues estos saltos en el tiempo enriquecen la historia hasta el punto de ser quizás lo que le aporta toda emoción y suspense".
 Subrayo esta vez lo que dije del suspense, que vuelve a jugar un papel crucial al final de cada una de las siete partes de la novela, al dosificar con absoluta precisión los cliffhangers que te mantendrán enganchado hasta la siguiente parte de la correspondiente línea temporal.

 En lo relativo al presente, me satisfizo comprobar que esta vez los ingredientes de la fórmula fantástica a la que hacía referencia al comienzo de la reseña se han mezclado con mayor acierto, consiguiendo un ritmo más regular y equilibrado sin perder lo que me atrapó del argumento original y alcanzando un desenlace más redondo.

 Los grandes cambios vienen de la mano del pasado. Sigue cautivándome, en ocasiones, incluso más que el presente, lo cual no sé si interpretar como algo bueno o intencionado. En esta ocasión, Sabela ha optado por retroceder aún más en el tiempo, a las raíces del mal, contarnos lo que merece ser contado. 


 Pero, al mismo tiempo, se ha explorado este pasado menos de lo que me habría gustado. No creo que esta carta se haya jugado tan bien como en la primera entrega, puesto que se recurre a ella mucho menos, o al menos esa es mi impresión. Yo quería saber más, necesitaba saber más, y necesitaba saber cómo los hechos del pasado incidían directamente el el presente, cómo ambas líneas temporales llegaban realmente a funcionar como una sola. Ahora sé que, para eso, tendré que esperar a la tercera parte.

Cuando la memoria te juega malas pasadas...
 Me atrevería a decir que uno de los mayores errores de esta novela ha sido un lanzamiento que se ha demorado más de lo que me gustaría. Casi dos años es lo que tuve que esperar para tener en mis manos este segundo volumen (claro que yo no he jugado a su favor añadiendo meses a la espera... ¡pero así tendré que esperar menos para la tercera parte! Si al final todo son ventajas...). ¿Conclusión? Cuando abrí la novela por primera vez, mi mente era un páramo nublado donde todos los carteles en dirección a Bágoa de Lúa -primera parte de la saga- habían sido engullidos por el lodo (vamos, que no me acordaba de nada). Una rápida relectura siempre es la opción imperante en estos casos, pero en su defecto, un pequeño "en anteriores episodios de Crónicas de Landereina" para refrescar la memoria no estaría de más. 
 Algo similar ocurre con sus personajes, que son numerosos y tienen nombres muy complejos. Se agradece, por lo tanto, que la autora haya compartido en su web una completa lista con descripciones de todos ellos, que sin embargo se echa en falta en el propio libro, donde sería mucho más práctica.
 De todos modos estos últimos son, en su conjunto, defectos aislados que no repercuten en la calidad de la novela.

Mi precioso ejemplar firmado (izquierda) y mi futuro ejemplar firmado (derecha)

Una receta de brillante ejecución:
 A pesar de todos los pros y los contras, en aspectos generales Feitizo de sangue logra todo lo que una secuela puede lograr: evolucionar, conservando lo mejor y desterrando lo que no logró convencernos, cometiendo pocos errores en el camino y definiendo una trama tan inteligente como fascinante, en una tierra que sólo podía haberse gestado en Galicia. Llegamos entonces a la conclusión, una vez más, de que lo único realmente criticable es que el crecimiento podría haber sido mayor, puesto que crecer no consiste solamente en subsanar errores, sino en potenciar también tus puntos fuertes (que desde luego se han potenciado, pero ni todos ni tanto como deberían).

 Pero, ante todo, lo que me dice que esta lectura ha merecido la pena, es que no puedo esperar para Sangue de Lúa (sí, así se titulará la tercera y última entrega de la trilogía. ¡Qué título tan ingenioso!).


 Nota: 8,75

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!