23/3/16

Crítica cinematográfica: Leal

Una buena adaptación poco "leal" al material original

 La Serie Divergente; Leal, tercera entrega del blockbuster cinematográfico basado en la trilogía homónima de Verónica Roth, se estrenó en España el pasado día 11 y en Estados Unidos el día 18 con discretos resultados en taquilla. Yo ya he pasado por la sala y hoy os traigo un análisis en profundidad de las debilidades y aciertos de una adaptación que no ha dejado indiferente a ningún lector. Como nos temíamos, su parecido con la novela en que se basa es escaso pero... ¿estará a la altura su ejecución? ¿Hay motivo de alarma? Los descubrimos a continuación:

La Serie Divergente: Leal                                                       Director: Robert Schwentke                                                         Distribuidora: Aurum                                                     Duración: 2h 1min                                                                                                                                                                       Sinopsis oficial: Tras las revelaciones trascendentales de “INSURGENTE”, Tris (Shailene Woodley) debe escapar con Cuatro (Theo James) e ir más allá de la muralla que rodea Chicago. Por primera vez dejarán la única ciudad y familia que conocen. Una vez fuera, todo aquello que presuponían como cierto pierde cualquier sentido tras la revelación de nuevas verdades. Tris y Cuatro deben decidir rápidamente en quién confiar, mientras se inicia una guerra despiadada que amenaza a toda la humanidad más allá de las paredes que rodean Chicago. Para sobrevivir, Tris se verá forzada a tomar decisiones imposibles sobre el coraje, la lealtad, el sacrificio y el amor.

¡Dentro tráiler!

Observaciones:

Lo mejor: Se distancia de la novela con relativo acierto y no repara en gastos con los efectos especiales. En líneas generales se mantiene como una película muy digna.

Lo peor: Ningún apartado destaca especialmente, el largometraje se cierra con bastante desacierto y precisamente los efectos especiales tienden a pecar de excesivos, al igual que el maquillaje y peluquería.


De la página a la pantalla... hay un trecho:
 Para comenzar he de hacer una confesión. No he leído ninguno de los libros de la trilogía (quien reseñó originalmente la saga fue mi hermana, que actualmente no es colaboradora del blog). Dicho esto, cuento con numerosas conclusiones de terceras personas como para sacar una conclusión al respecto y dejar zanjado el tema antes de proceder con la reseña. 
 No, lo que encontrarás al pasar por taquilla no se parece a la novela que has leído. Si esperas encontrar algo similar te llevarás una gran decepción, pero si acudes al cine con la mente abierta dispuesto a disfrutar te encontrarás con una película que, con más o menos acierto, respeta el espíritu de la novela adaptando sus códigos a una trama más cinematográfica. Y repito, el parecido con el material de Verónica Roth es escaso, aunque desde la perspectiva de alguien que no ha leído dicho material, la película se sostiene como tal, y de ningún modo es una mala película, simplemente es distinta.


 Más cerca de lo defectuoso que de lo puro...
Ahora bien, sin ser una mala película dista bastante de ser realmente buena. En su conjunto es resultona, pero no tiene grandes virtudes y sí muchos pequeños defectos cuya acumulación resulta fatal.
 Comenzando por la trama. En ningún momento llega a aburrir al espectador, y como he dicho no es mala, pero resulta bastante predecible. Brilla mucho más de lo que el año pasado lo hizo Insurgente, pero no consigue alcanzar la calidad del arranque que supuso Divergente, que aún con menos recursos fue la adaptación más fiel y que mejor se tradujo al lenguaje cinematográfico.

 Si comenzamos a analizar todos los apartados encontraremos mucho que pulir. El reparto, por ejemplo, no llegó a cuajar. El único actor que destacaba era Miles Teller y su carismático Peter, pero ninguno de sus compañeros llamó mi atención como lo hizo él. Una vez más se pone de manifiesto la poca química entre Shaileene Woodley (Tris) y Theo James (Cuatro), cuyos besos y manoseos resultaban tan artificiales que lastraban completamente la inmersión.


 Visualmente, lo que en un principio parecía prometedor terminó por convertirse en un caos. La película arrancó con algunos planos muy llamativos que parecían presagiar una buena fotografía, pero muchos de los que le sucedieron llegaron a ser bastante raros, gratuitos y farragosos.

 Algo similar ocurre con los efectos especiales. En esta tercera entrega han decidido tirar la casa por la ventana y llenar la pantalla de artilugios que compiten por tu atención, pero lo que por momentos parece impactante también llega a resultar demasiado artificial, llegando a ser demasiado evidente el uso de recursos digitales.

 El departamento de peluquería y maquillaje tampoco se salvan del exceso. No criticaré el hecho de que aun tras las escenas de acción el cabello de Tris siga tan intacto y brillante como en la primera escena, a eso ya estoy acostumbrado, pero la cantidad de maquillaje aplicada en los actores era tan excesiva que llamaba la atención incluso en los tráilers.  Un defecto flagrante que realmente resulta incómodo para el espectador.


 Termino mi recorrido por las piedras en las que ha tropezado la producción con el apartado sonoro, que acompaña correctamente las escenas pero en todo momento resulta demasiado genérico. Hace dos días que vi la película, y si ahora escuchara cualquiera de los temas de la BSO no los identificaría con esta película.

Cuando el remedio es peor que la enfermedad:
Como muchos sabréis, Leal es en realidad Leal Parte 1, y la segunda parte de la adaptación no se titulará Leal Parte 2 sino Ascendente. Ha sido un movimiento de márketing que probablemente intenta evitar que asociemos la división de la película en dos partes con un intento de rentabilizar la saga. Imagino al jefe de márketing regocijándose de su ingeniosa solución, pero puedo determinar que les ha salido el tiro por la culata. 
 Esta clase de películas tienden a tener un ritmo lento y acabar con un cliffhanger que genere expectación de cara a la segunda parte de la adaptación, y si bien Leal ha sabido mantener el ritmo, ha cometido un grave error con un cierre bastante pobre y que, sin embargo, tiene sabor a final. ¿Qué significa esto? Que si no supiera de la existencia de Ascendente daría la saga por terminada; la trama podría quedar cerrada en este punto, y no consigue generar expectación alguna.


Haciendo balance...
 En fin, sin ser especialmente malo, gran parte del trabajo volcado en Leal resulta bastante mediocre aunque el acabado general cumpla con lo que le pido a una película para ser entretenida. No es una mala película, pero no tardará en caer en el olvido. Si sois fans de la saga ¡adelante! Posiblemente no os defraude, pero si no es así probablemente encontréis ofertas de mayor calidad cinematográfica en cartelera.

Grado de fidelidad: muy bajo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!