24/6/16

Reseña: Alicia a Través del Espejo (película)


 Tras casi un mes en cines, la reseña de Alicia a Través del Espejo llega a Lectureka! La huella que dejó Tim Burton en 2010 con Alicia en el País de las Maravillas dejó el listón alto, y su secuela se posicionó desde un principio como uno de los estrenos que más esperábamos este 2016. ¿Ha cumplido con las expectativas esta segunda parte dirigida por James Bobin? 

Alicia a través del espejo
Director: James Bobin
Distribuidora: Walt Disney Studios Motion Pictures
Duración: 1h 53min

Sinopsis oficial: Alice Kingsleigh (Mia Wasikowska) ha pasado los últimos años siguiendo los pasos de su padre y navegando en alta mar. A su regreso a Londres, atraviesa un espejo mágico y regresa al reino fantástico del Submundo con sus amigos el Conejo Blanco (Michael Sheen), Absolem (Alan Rickman), el Gato de Cheshire (Stephen Fry) y el Sombrerero Loco (Johnny Depp), que no es él mismo. El Sombrerero ha perdido su Muchedad, por lo que Mirana (Anne Hathaway) envía a Alice a pedir prestada la Cronosfera, un globo metálico dentro de la cámara del Gran Reloj que alimenta todos los tiempos. Al volver al pasado, se cruza con amigos -y enemigos- en diferentes momentos de sus vidas, y se embarca en una carrera peligrosa para salvar al Sombrerero antes de que acabe el tiempo. "Alicia a través del espejo" de Disney se presenta en formatos Digital 3D™, Real D 3D e IMAX® 3D, y se estrena en cines el 27 de mayo de 2016.

Opinión personal:

 En esta nueva aventura Alicia (Mia Wasikowska) visitará el presente y pasado del País de las Maravillas enfrentándose a un nuevo y abstracto enemigo: el Tiempo (personificado por Sacha Baron Cohen), el único capaz de aportar la clave para recuperar la muchedad que el sombrerero loco (un siempre genial Johnny Depp) ha perdido... aunque por desgracia no haya podido restablecer también la que esta nueva iteración de la saga ha perdido irremediablemente.


Cuando el Tiempo no te sienta bien...
 Si una película es un éxito, lo peor que se puede hacer al producir una secuela es robarle su principal seña de identidad. Extrapolando el concepto a Alicia, el hecho de que Tim Burton haya sido sustituido en dirección por James Bobin es la principal ausencia de un largometraje lleno de ellas.

 En otro tiempo, es posible que Alicia a Través del Espejo pudiera haber brillado por sí misma, pero teniendo a sus espaldas lo que yo considero una gran película como Alicia en el País de las Maravillas palidece en comparación. Su planteamiento no es lo que falla, al contrario. Los alocados personajes del Submundo regresan una vez más para acompañar a Alicia en lo que será una precuela y una secuela al mismo tiempo, y se introduce también a un nuevo personaje que en las novelas de Lewis Carrol tan sólo se mencionaba: el Tiempo.

 Puestas todas las cartas sobre la mesa, la jugada ha salido estrepitosamente mal. Obviamente difiere mucho de la novela, pero es algo intencionado que en la primera parte se justificaba con una premisa que han decidido olvidar por completo en esta secuela, que plano a plano empieza a deshacerse de todo lo que nos cautivó en 2010.


 Estaba escrito...
 Sí, la incorporación de James Bobin ha hecho que se pierda el toque Tim Burton, pero siendo franco no creo que él cargue con el peso de los problemas de la película: esa es una responsabilidad que trasladaría a Linda Woolverton, responsable de un guión falto de ritmo, plagado de tópicos y con una grave falta de cohesión en ciertos tramos. 

Destaco de nuevo el que se haya alejado tremendamente no solamente del material original sino de la premisa de la primera película, lo cual me sorprende al tratarse de la misma guionista que llevó la primera parte.

 Una vez más, desde el propio guión se intenta jugar con el absurdo, pero en esta ocasión se alcanza lo ridículo más allá de lo intencionado y no se consigue mezclar con acierto en la ya corrupta fórmula los nuevos elementos introducidos. Viajar en el tiempo debería ser lo máximo a lo que se podría aspirar, y aún así no se consiguió alcanzar la emoción que la primera parte consiguió con tres elementos tan recurrentes como una profecía, una épica batalla y un dragón.


Una película que entra por los ojos:
 Sobran las palabras para expresar mi decepción con esta segunda parte, que duele especialmente al manchar lo que empezó con una excelente primera película. Pese a ello, nada de lo anteriormente dicho desmerece el mérito de la espectacular dirección de arte y de efector especiales, que ha conseguido elaborar una atmósfera mágica, aunque mucho más luminosa que en la película original, y quizás demasiado (otro aspecto en el que la ausencia de Tim Burton pasa factura).

 La banda sonora de Dany Elfman es cumplidora, emocionante aunque poco memorable (a excepción del tema principal "Alice", rescatado de la banda sonora de la primera parte, del mismo compositor). Mención aparte a Just Like Fire, de P!nk, que como suele ocurrir sólo brilla en los créditos...

 Y hablando de la secuencia de créditos, su estética y diseño emulando al papel resulta tan espectacular como las recreaciones más realistas del Submundo, y siempre es de agradecer cuando se pone algo de cariño en los créditos (que algunos al menos nos quedamos a verlos...).

Veamos lo que el reseñómetro tiene concluye tras conocer mi opinión...


¿Habrá tercera parte? La respuesta tendrá que esperar...

1 comentario :

  1. Veo que no soy la única que salió bastante decepcionada del cine... y que piensa que lo único que consigue llegar al nivel de la primera película es el apartado visual.
    Es una pena que no hayan sabido aprovechar el personaje del Tiempo, que era todo un filón como villano, y lo han dejado en villano mediocre y ridiculizado:(
    ¡Un saludo, Pablo!No sé si llegaremos a ver esa tercera parte...

    ResponderEliminar

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!