12/6/16

Reseña: Arena Roja


5...
 Ha llegado el momento de salir a la arena, con mi teclado como arma y mi ingenio como único aliado...
4...
 Es la hora de reseñar la novela que todos llevamos meses esperando... Arena Roja.
3...
 Gemma Bonnín, autora de La Dama y el Dragón, nos sorprende con la primera parte de una bilogía...
2...
 Que dará mucho, mucho que hablar, y lo más importante; mucho que leer.
1...

¡Que comience el combate!

Arena RojaArena Roja (I) 
Autora: Gemma Bonnín             
Editorial: Nocturna
Páginas: 463

Sinopsis: En pleno siglo XXII, Faith vive apartada de la hostilidad del mundo en el complejo de Goldenpark, en Asia; el Primer mundo. Las cosas se tuercen cuando es secuestrada y esclavizada con fines ilegales por una multinacional y destinada a la escuela capua, en Europa; el tercer mundo, donde se entrenará para ser gladiadora y participar en combates de lucha clásica, el deporte del momento rescatado de la tradición romana, con las ventajas que el futuro conlleva. La arena es traicionera y en cualquier momento puede cambiar. La victoria es merecedora de una gran ovación por parte del público, pero la derrota sólo puede significar una cosa: la muerte. En esta situación, sola ante un destino incierto en el que no es dueña de sus propios actos, sólo una cosa hará que Faith siga luchando: venganza.

Lee las primeras páginas de la novela aquí.



Opinión personal:

 Cuatro años he tenido que esperar para catar de nuevo una obra de Gema Bonnín, quien tras La Dama y el Dragón (cuya reseña podéis leer aquí) había sembrado en mí una constante expectación por su próximo proyecto. Mi sorpresa no puedo ser mayor cuando este se materializó en forma de una bilogía ambientada en un hipotético futuro con los combates de gladiadores como pilar fundamental, ni cuando alcanzó con creces mis expectativas, suponiendo todo un acierto en cuestión de argumento, ambientación y construcción de personajes, además de una mejora notable con respecto a La Dama y el Dragón. En este tiempo Gema ha crecido como autora, y ha sabido demostrarlo.

Primer asalto: gladiadores del futuro... y del presente
 El hipotético futuro en el que se ambienta Arena Roja asusta por su veracidad. Su autora ha destacado en más de una ocasión que no se trata de una distopía, y yo no podría estar más de acuerdo. En su lugar, ha invertido los roles de Europa y Asia como primer y tercer mundo, en un arrrebato de genialidad que se me antoja tremendamente actual a pesar de todo. ¿Multinacionales que esclavizan a niños en el tercer mundo? Por desgracia, nada nuevo...

Faith y Teseo por Lehanan Aida
 En las páginas de esta novela, Gema vuelca una creatividad brutal en una historia madura, impactante y muy significativa, canalizada a través de un personaje muy bien construido como es el de Faith, con un recorrido mucho más labrado que el de Erika en La Dama y el Dragón, puesto que el lector es testigo de su evolución, siendo un personaje con el que empatiza de inmediato, con el que comparte reflexiones en las que a menudo novela y lector van a la par. En más de una ocasión me he encontrado reflexionando sobre los hechos de la novela para encontrarme conque Faith refleja los mismos pensamientos en el papel, sufriendo como ella lo haría (desde la comodidad de mi casa, pero sufriendo). Se establece una verdadera comunicación con el lector, al que cada combate le duele,al que cada víctima destroza y cada vida inocente segada por marionetas de igual inocencia le produce una insoportable sensación de impotencia.

   A lo largo de la novela se crea un clima de constante tensión que a menudo me recuerda a unos Juegos del Hambre a pequeña escala (muchos de sus elementos, para las miradas atentas, casi podrían considerarse un "tributo" a la saga de Suzanne Collins), pero sí la ambientación en sí misma ha llegado a conquistarme, lo que realmente me enamoró de la novela es un concepto mucho más complicado de describir...

Martina y Canavan por Lehanan Aida
Segundo asalto: el corazón de la arena
 Asentadas las bases de lo que hace de Arena Roja una historia sólida, sostengo que la gran virtud de la novela no radica en el desarrollo de sus escenas, giros argumentales o relación entre sus personajes (aunque no por ello dejan de ser buenos), sino en la creación de impactos. Simples instantes que dejan una huella emocional en el lector. Una simple palabra, si las condiciones son propicias, detiene el tiempo y evoca todo un paisaje emocional, la realidad choca con el lector e invita a la reflexión. Es casi sobrenatural, y quizás no me haya explicado del todo bien, pero me ha ocurrido en más de una ocasión en la novela, y creo que es su gran mérito. Arena Roja deja huella.

Puestos a ejemplificar, el primero que me atrevo a mencionar sin hacer spoiler es el hecho de que Faith, en lugar de ser utilizada como prostituta, como la mayoría de las niñas secuestradas, sea escogida como gladiadora. La primera forma de esclavitud implica la pérdida del control sobre tu cuerpo, pero la segunda implica la pérdida del control sobre tus actos. ¿Qué es peor? ¿Sería capaz, llegado el momento, de matar a alguien? No, desde luego que no.
 En la arena es matar o morir, y cada víctima que se cobra la novela es un nuevo mazazo emocional para el lector. Las muertes en la arena no son nada personal, suceden con escalofriante frialdad, y son recompensadas con un más escalofriante aplauso del público. Una vez más, ponerme en esa situación es doloroso, y ninguna cita de la obra lo ejemplifica mejor como la de abajo: Soy aquello que antes odiaba.


 Nada de lo que os cuente hoy aquí podrá hacer que comprendáis lo que yo he sentido, y sólo entre las páginas de Arena Roja encontraréis la respuesta. 
 Buscadla.

Último asalto: la estocada definitiva
 Al lado de un personaje con tanta profundidad emocional como Faith, existen otros que, en contraste, no están del todo definidos, y me refiero concretamente a Teseo. No quiero decir que sea un personaje mal llevado ni mucho menos, pero sí que, de cara a segunda parte, espero una mayor exploración del mismo. Algo parecido a lo que me ocurría con Hayden en La Dama y el Dragón, aunque en esta ocasión sea en menor grado.

 Por otra parte, y corregidme si me equivoco, Arena Roja fue concebida originalmente como una novela autoconclusiva que, por motivos de extensión, se convirtió en una bilogía. Es algo que especialmente durante sus últimos compases de la historia se hace notable, sintiéndose más como la primera parte de algo más grande que como una entidad propia dentro de una serie de historias. No es algo inherentemente negativo, pero puede que a muchos les descoloque el final porque no tiene sabor a final: porque es un punto y seguido y no un punto y aparte.


 Antes de finalizar, he de hacer los cumplidos de rigor a Nocturna por su excelente trabajo en la edición y maquetación del libro (quiero saber con qué droga impregnáis las páginas para que huelan tan bien), y a 5doctubre por tan maravilloso diseño de cubierta.

 En resumidas cuentas, muero de ganas por tener entre mis manos la segunda y última entrega de la saga, que se hará esperar al año que viene... mi cuerpo no podrá resistir la espera.

 Y como remate a este intenso combate, veamos lo que opina nuestro recién estrenado Reseñómetro de Arena Roja...


Pero esto no acaba aquí, la historia continúa... ¡en 2017!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!