11/6/16

Revisitando La Dama y el Dragón:

Hoy nos invade la nostalgia con La Dama y El Dragón

  La última creación de Gema Bonnín, Arena Roja, ya ha llegado a librerías y conquistado a lectores. Mi reseña de la novela llegará mañana, pero antes he considerado oportuno regresar a La Dama y el Dragón, la primera novela de esta joven autora que en su día (y hablo de cuando aún cursaba sexto de primaria, en el año 2012) logró cautivarme. Dado que apenas recordaba nada de ella, más que la adicción que me produjo, decidí releerla como anticipo a Arena Roja.

 Cuatro años después de la lectura original he podido apreciar mucho mejor sus aciertos... y también sus errores, y es por eso que he decidido elaborar para vosotros una renovada reseña de la novela. Digo renovada porque la reseña original fue publicada por mi hermana hace años, cuando aún colaboraba en el blog y este tenía apenas unas semanas de vida. La reseña en cuestión tenía una duración aproximada de tres líneas, así que permitirme la libertad de hacer oficial que esta será "la reseña canon" :)

La Dama y el Dragón                                                                       Autora: Gema Bonnín                                                                     Editorial: Destino                                                                       Páginas: 352                                                                                                                                                                                     Sinopsis: El mundo en el que vive Erika Williamson es cruel e intolerante. Es un mundo en el que los dragones son ejecutados por el mero hecho de existir, por ser una amenaza invisible que erradicar. Por miedo.                                                                         Cuando Erika asiste a su primera ejecución conoce a Shain, una dragona que hace cambiar su forma de ver a esos seres tan temibles. En un mundo donde el hombre es enemigo del dragón, Erika se convertirá en la Dama del Dragón, amiga de la justicia y enemiga de la ley que pelea junto al joven dragón Shainor a pesar de haberse puesto precio a su cabeza.                                                              Pero el mundo en el que vive Erika es también un mundo traicionero, donde el amor se impone al deber, y también al sentido de la justicia. Es un mundo donde existe Hayden, y eso lo complica todo.


Opinión personal:

 Parece mentira que hayan pasado ya cuatro años desde la publicación de La Dama y el Dragón. En todo ese tiempo la novela no ha cambiado. Cada capítulo, palabra y signo de puntuación seguía en su lugar. Yo, sin embargo, si lo he hecho, y esta segunda lectura ha sido muy diferente a la primera. Obviando el hecho de que se ha perdido la sorpresa y emoción que acompaña a una primera lectura, mi atenta y analítica mirada ha vivido la novela desde una perspectiva muy diferente, y espera hacerle "justicia" con esta reseña...


Donde hay grandes ideas, hay grandes historias...
 La Dama y el Dragón es una novela que atrapa y sorprende, más aún si se tiene en cuenta que su autora empezó a escribirla con quince años y la publicó con diecisiete. ¡Ya nos gustaría a muchos poder hacer algo así! Todo un logro como este parte de una base de fantasía en su estado más clásico (algo que me adoro y cada vez escasea más), que fascina por su creatividad y por la capacidad de la autora de generar en torno a su historia un ambiente inexplicablemente entrañable que hace que el lector se sienta cómodo entre sus páginas y viaje a través de ellas con facilidad. Es de esa clase de libros que, sin saber muy bien por qué, me inspira sensaciones positivas desde su primera página.


 La trama, así como sus sorprendentes giros argumentales, están muy bien llevados, y no sin razón supuso un amor a primera vista cuando leí la novela por primera vez (valga la redundancia). Lo más envidiable de las historias de Gema es la empatía que se establece entre sus personajes y el lector, que siente una atracción inmediata por la misteriosa Dama del Dragón, el dragón Shainor y el joven del que Erika, sin comerlo ni beberlo, termina enamorándose: Hayden Knight.

 La decisión más difícil para Erika llega cuando ha de escoger entre seguir impartiendo justicia como la Dama del Dragón o abandonar su deber para evitar poner en peligro a su enamorado Hayden. Esta y otras muchas situaciones hacen de la de Erika una historia veraz, que sin ser excesivamente compleja en su forma da cabida a momentos que realmente transmiten al lector, que hacen sentir.


...y otras no tan grandes.

 Si bien el personaje de Erika tiene una evolución marcada, gran parte de ella se diluye en una gran Elipsis temporal que se produce entre los primeros capítulos de la historia y el cuerpo principal de la misma. En esta omisión, aunque necesaria, se pierde lo que yo considero una parte clave del desarrollo del personaje que se debería haber explotado, y habría tenido un inmenso potencial. Jamás vivimos el momento en que Erika se convierte en la Dama del Dragón ni sus primeras aventuras como tal.                                                        De entre todos los personajes de la novela Erika es sin duda el que tiene una mayor profundidad emocional, y a su lado muchos otros quedan eclipsados. Su hermana Caroline, por ejemplo, que trata de interponerse en todos sus planes, se me antoja algo más plana, así como Hayden y su relación con Erika, que en ciertos momentos no me llega a convencer. Aunque de todos ellos el personaje al que creo que se le ha hecho menos justicia es a la bruja Cassandra, a quien se introduce en la historia de una forma un tanto precipitada y farragosa para luego no dar de sí todo lo que debería.

 Puestos a ponernos quisquillosos y dejando a un lado el tema de los secundarios, cabe mencionar que el texto de contraportada no hace justicia a la novela (sí, a esos niveles llego). Simplemente no considero que ponga el punto de mira en el lugar apropiado ni enfatice aquello que realmente me cautivó de la novela (Nota: la sinopsis que figura en la reseña no es la sinopsis oficial sino una redactada por mí, como de costumbre).


 Una última vista atrás:

 La Dama y el Dragón supone un gran comienzo en la carrera literaria de Gema Bonnín (y tras haber leído Arena Roja puedo asegurar que sigue por buen camino), siendo una novela que establece un lazo instantáneo con el lector y no lo suelta en ningún momento. No se libra, eso sí, de sus defectos, que en ningún momento llegan realmente a eclipsar sus virtudes ni a impedir que veamos en la historia de Erika, Hayden y Shainor lo que realmente es: una historia fantástica, en todos los sentidos del término.

Nota: 8

¡Y mañana Arena Roja, la última novela de Gema Bonnín!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!