18/9/16

Reseña: Cosas raras que se oyen en librerías



 Si eres uno de los míos, lo más probable es que hayas pasado horas y horas merodeando por librerías, y si es así, es posible que en alguna ocasión hayas presenciado alguna petición ridícula por parte de algún cliente no tan experimentado en la materia como tú, aunque seguramente eso no es nada en comparación con lo que te espera en Cosas raras que se oyen en librerías (considero que su título es bastante descriptivo).

 En este curioso e hilarante libro, originalmente publicado en 2012 bajo el título Weird Thing Customers Say in Bookshops, Jen Campbell recopila tronchantes sinsentidos oídos en librerías inglesas basándose en testimonios de libreros reales. Más tarde la obra llegó a España de la mano de Malpaso Ediciones, que añadió en su segunda edición anécdotas de librerías Españolas.
 Tened en cuenta que, no obstante, la edición que yo poseo y reseño es la original, de la que también os dejo los datos en la ficha:
Weird Things Customers Say in Bookshops / Cosas raras que se oyen en librerías
Autora: Jen Campbell
Editorial: Constable / Malpaso Ediciones
Páginas: 119

Sinopsis (no oficial): Cosas raras que se oyen en librerías es el único libro capaz de sacarte una sonrisa al mismo tiempo que te hace perder toda la fe en la humanidad. Como su propio y descriptivo título indica, se trata de un compendio de idioteces, tonterías, locuras e incongruencias que diversos libreros de Reino Unido han vivido de la mano de no muy lúcidos clientes. ¿Es este libro comestible? ¿Dónde está la sección prohibida? ¿Tenéis algo escrito por Jayne Eire? o ¿Tenéis algún libro que me haga parecer muy inteligente? son solo algunas de las preguntas a la que estos libreros se han tenido que enfrentar en sus puestos de trabajo...

Opinión personal:

 Ser librero debería ser considerado una profesión de riesgo. Quizás no lo creas todavía, pero sin duda lo harás en cuanto leas Cosas raras que se oyen en librerías, un nuevo imprescindible en mi lista de no ficción... aunque haya una parte de mí que habría preferido que lo fuera.


Una hilarante oda a la profesión:

 Si crees que la de librero es una profesión aburrida, ningún libro mejor que este para demostrarte que te equivocas. Y es que si yo hubiera vivido alguna de estas situaciones tendría tema de conversación para cenas familiares durante años. Cosas raras que se oyen en librerías  es una lectura ágil y desde luego muy amena, en la que no sé qué me sorprende más: el hecho de que el grueso de las anécdotas pertenezcan a tan sólo tres librerías (es imposible que se hayan vivido tantas situaciones absurdas en un sólo establecimiento) o el que haya gente capaz preguntar si habrá una secuela del Diario de Ana Frank o pedir un libro escrito por alguien con su mismo nombre para ir fardando por la calle.

 Cuesta creer que las situaciones reflejadas en las páginas de esta obra sean reales y no fruto de la imaginación de su autora, pero lo cierto es que están más lejos de la ficción de los que nos gustaría. Sin lugar a dudas las risas están garantizadas, aunque más de una vez te llevarás las manos a la cabeza, a medida que la poca fe en la especie humana que albergabas en tu interior se desvanece. Se trata, por lo tanto, de una lectura desternillante y desesperante a partes iguales.

Una joya simple en su complejidad:

 Las peticiones que el consumidor medio puede llegar a hacer en una librería pueden ser de lo más surrealistas, tanto como las ilustraciones que acompañan al texto; representaciones ficticias de los extraños e irrealizables deseos de ciertos clientes que corren a cargo de los Hermanos McLeod, y que aportan un gran valor a la edición (y hacen más ridículas si cabe muchas de las situaciones descritas.

En realidad no hay mucho que analizar: se trata de una propuesta simple, sin pretensiones, cuya única ambición es la de demostrarte que la gente sí puede llegar a ser más tonta, pues cuando creas que no hay nada más estúpido que preguntar por el libro más pesado que tengan en la librería, llegará alguien preguntando si cierto libro sobre dinosaurios tiene algún capítulo sobre dragones o afirmará que alguien tenía que haber enseñado a escribir a Shakespeare. Es simplemente maravilloso, y por eso no podría recomendarlo más. Tenéis que leerlo. 


 Sin más palabras para describir el disfrute que supone la lectura de este libro, la mejor forma de que comprendáis lo que os espera es, precisamente, dejándoos probar la amarga delicia. Así que abriré el libro por cuatro páginas al azar para extraer algunos ejemplos...
Cliente: Oh, mira, estos libros están firmados. (Pausa) Me pregunto quién los habrá firmado...
Cliente: ¿Los libros pueden conducir la electricidad? 
Cliente: ¿Sabes eso que dicen de que si le dieras máquinas de escribir a mil monos que teclearan eternamente al azar, algún día acabarían por escribir algún libro?
Librero: ...sí.
Cliente: Entonces, ¿tenéis algún libro escrito por esos monos?
Librero: ...
Cliente: ¿Qué clase de librería es esta?
Librero: Es un anticuario.
Cliente: Oh, así que vendéis libros sobre peces...
¿Qué piensa el reseñómetro de Lectureka de todo esto?


Si el libro os sabe a poco...

 ¿Os habéis quedado con ganas de más? ¡Estáis de suerte! En 2013, tan sólo un año después de la publicación del libro original, la autora publicó un segundo volumen titulado More Weird Things Customers Say in Bookshops (Más Cosas Raras que se Oyen en Librerías). Nunca llegó a publicarse en castellano, pero podréis encontrar la edición original en Amazon y plataformas similares.

 Y si vuestra sed de anécdotas no ha sido saciada, os propongo que visitéis en hashtag de twitter #clientedeldia, en el que libreros españoles comparten sus propias anécdotas al más puro estilo de Jen Campbell en su obra. ¡Tendréis material para horas de risa!

 Claro que parte de la diversión está en poder ver la reacción del librero/a en cuestión en vivo y en directo... puede que pronto tengamos una solución para ello (planes diabólicos se traman en Lectureka, atentos al blog en las próximas semanas...).

¿Alguna vez habéis vivido o protagonizado alguna de estas incómodas situaciones en librerías? ¡Contádnoslo en los comentarios!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!