27/11/16

Reseña: Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos


 ¡Magos, muggles y no-majs! ¡Hoy os traigo una reseña fantástica que sólo podréis encontrar en Lectureka! Con Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos nos adentramos en un nuevo episodio del mundo mágico de J. K. Rowling, en el que viajamos atrás en el tiempo para sumergirnos en el Nueva York de 1926, décadas antes de Harry Potter. El magizoólogo Newt Scamander lleva meses creando expectación por el contenido de su maleta repleta de criaturas mágicas, y ahora que se ha abierto y hemos pasado por la sala de cine, ¡es hora de hechizar Lectureka con una mágica reseña!
Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos
Dirección: David Yates
Guión: J.K.Rowling
Duración: 2h

Sinopsis oficial: El ganador del Premio de la Academia Eddie Redmayne (La teoría del todo) protagoniza el papel principal del mundo mágico como el experto en zoología mágica Newt Scamander, bajo la dirección de David Yates, que estuvo al cargo de las taquilleras últimas cuatro entregas de Harry Potter.
 Animales fantásticos y dónde encontrarlos comienza en 1926 cuando Newt Scamander acaba de completar un viaje por todo el mundo para encontrar y documentar una extraordinaria selección de criaturas mágicas. Llegando a Nueva York para hacer una breve parada en su camino, donde podría haber llegado y salido sin incidentes…pero no para un muggle llamado Jacob, un caso perdido de magia, y la fuga de algunas criaturas fantásticas de Newt, que podrían causar problemas el mundo mágico y en el mundo muggle.

Opinión personal:

 Hace un año nos parecía impensable que el libro de texto de Animales Fantásticos utilizado por los alumnos de Hogwarts pudiera convertirse en una película, y ahora que hemos podido disfrutarla podemos prever que cinco nos sabrán a poco. Y es que aunque Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos comparta título con el susodicho libro, es en realidad una nueva aventura protagonizada por Newt Scamander, el magizoólogo responsable de su escritura. J. K. Rowling se estrena así como guionista en la primera obra de su mundo mágico en nacer por y para el cine, y esta vez sí podemos decir que nos sentimos de nuevo como en casa.


Abrir por primera vez la maleta de las bestias:

 Nadie más que J. K. Rowling podía asumir el cargo de guionista para una historia inédita que desde un principio se ha esforzado por alejarse de la marca Harry Potter, y ni una cosa ni la otra han venido nada mal a la saga. El debut de la autora como guionista no podría haber sido mejor; deja su particular huella en cada idea plasmada y amplía su mundo mágico de una forma orgánica, detallada y perfumada con la poción de magia y creatividad que impregna a todas sus obras.

  Desde el punto de vista de guión, en seguida resulta evidente que este ha sido escrito por una novelista, al tener un claro afán narrativo y un ritmo y estructura más propios de una novela. Pese al esfuerzo invertido en la creación del mundo y en el asentar las bases de una nueva saga, la trama no llega a resultar densa en ningún momento, al sorprender constantemente al espectador con pequeñas delicias de la impecable imaginación de Rowling que podemos apreciar a lo largo de toda la cinta, que goza de un justo equilibrio entre acción y trama. Sólo si se combinan con acierto todos los ingredientes se obtendrá una poción a la altura...


 Tanto los magos mas acérrimos como los muggles que descubran por primera vez este universo disfrutarán por igual una historia que, eso sí, resultará muy enriquecedora para aquellos que hayan leído la saga de antemano -así como la Historia de la Magia en Norteamérica publicada en Pottermore-, y detecten todos los secretos, referencias y pequeños detalles que pueblan cada plano de la película.

 Poco a poco lo que parece un inocente conflicto con unas criaturas mágicas que se escapan de una maleta se transforma en algo de mucha mayor trascendencia e implicaciones para toda la comunidad mágica, descubriendo una época crucial en la mitología de Harry Potter a la que tantas veces se había hecho referencia y nunca habíamos tenido la oportunidad de ver. 

 Sí, Animales Fantásticos es muy diferente a lo que cabría esperar en un principio, pero alimenta nuestra curiosidad de la mejor forma posible: expandiendo las fronteras del mundo mágico a través de una historia que se muestra mucho más oscura de los previsto, introduciendo nuevos conceptos que no se sienten fuera de lugar y respetan el canon (no como otros que yo me sé *cof, cof, El Legado Maldito*).


Mucho más grande en el interior que en el exterior:

 Aun habiéndonos topado con muchas sorpresas, hay algo que sin duda sabíamos que íbamos a encontrar: Animales Fantásticos. Estas maravillosas criaturas contrastan con la oscuridad de la trama general, aportando una ternura que no podía faltar en un guión de Rowling (otro motivo más para que esta película se sienta más suya que cualquiera de las adaptaciones de Harry Potter). Los Animales Fantásticos no sólo son una muestra más de la envidiable creatividad de Rowling (que ideó a la mayoría de ellas hace más de diez años), sino todo un logro técnico por parte de los artistas de efectos visuales. No negaré que hay mucho CGI en la película, pero este sirve siempre un propósito, y las criaturas son tan cuquis que todo se perdona (¡quiero un escarbato!).
El hechizo con el que Animales Fantásticos embruja a su audiencia se extiende también a los actores. El súper achuchable Newt Scamander interpretado por el igualmente fantástico Eddie Redmayne se convertirá sin duda en un referente para todos los Hufflepuffs, y no menos se puede decir del no-maj Jacob, que se presentaba como un simple alivio cómico pero ha demostrado poder aportar a la trama mucho más de lo que inicialmente prometía. ¡Podéis estar orgullosos! Los muggles estáis bien representados...


 El reparto en general defiende su papel, con una correcta Katerine Waterston como Tina Goldstein y Alison Sudol como Queenie, una legilimens (puede leer la mente) que seguramente será más aprovechada en futuras entregas, y cuya relación con Jacob no acaba de resultar del todo convincente. 

 Podríamos nombrar a muchos más, como Collin Farrell (Percival Graves) o Carmen Ejogo (Seraphina Picquery, la presidenta del Mágico Congreso de USA), pero si hay un personaje que brilla por méritos propios sobre todos los demás, ese es Credence. Ezra Miller defiende a su personaje de una forma que sólo puedo calificar como brillante, situándose como la más destacada de las nuevas incorporaciones de la historia. El hijo adoptivo de la líder de los Segundos Salemitas (no-majs determinados a acabar con los magos) no sólo resulta ser vital para el desarrollo de la nueva trama, sino que es determinante en el término de esta, y tiene una profundidad abrumadora.


Quiero ser mago...

 Aunque en un inicio el actual clima político de América y lo visto en algunos tráilers me hizo pensar que la trama iría por otros derroteros, ese mensaje se diluye en favor de otro igualmente poderoso. Todas las novelas de Rowling son una oda a la tolerancia, la diversidad y el poder que cada uno de nosotros encierra. En esta ocasión, la autora ha convertido la mayor sorpresa de la película (que continuará expandiendo en sus cuatro secuelas) en el mensaje que ha calado más hondo, especialmente a través del personaje de Clarence; un mensaje de aceptación personal que nos enseña que lo único que produce el tratar de reprimirse a uno mismo es sufrimiento.

 Quiero ser mago, y el motivo de ello es que mi vida subiría treinta pisos sin ascensor en el rascacielos de lo apoteósico si estuviera acompañada de la magnífica banda sonora que James Newton Howard ha compuesto para la ocasión. Nunca desde los temas originales de John Williams el mundo mágico había sonado tan... mágico, y al mismo tiempo tan misterioso. Se te pondrán los pelos de punta cuando vuelvas a escuchar los clásicos acordes de Hedwig's Theme al comenzar, pero en seguida te perderás el la delicia acústica que suponen los nuevos temas de Animales Fantásticos, cuya banda sonora llevo escuchando en bucle todo el mes. 


 Doy por terminadas mis loanzas con un merecido aplauso a la dirección de arte, la recreación de vestuario, escenarios y atrezzo, así como al impeclable trabajo de MinaLima en diseño gráfico.

 Hemos vuelto al mundo mágico por la puerta grande. Casi dos décadas después, J.K.Rowling sigue uniendo generaciones de lectores y espectadores, construyendo siempre hacia arriba su particular universo en el que todo estaba perfectamente planificado y entrelazado desde un principio. Animales Fantásticos se merece triunfar como se mereció triunfar Harry Potter, porque nunca nadie ha igualado semejante ejercicio de creación como el de esta mujer. 

 Me desespero sólo de pensar que tendré que esperar dos años más para la siguiente entrega... ¿Tú no, reseñómetro?


Qué bien se siente estar de nuevo en casa.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!