24/5/17

Reseña: Arena negra [Arena Roja #2]


 El combate aún no ha terminado. En realidad no ha hecho más que empezar. Mucha más sangre será derramada en Arena Negra, secuela de Arena Roja y cierre de la bilogía a la que Gema Bonnín nos encadenó hace un año, presos de nuestro ansia de más. Hoy rompemos nuestras ataduras para descubrir los secretos que entonces nos fueron negados, el desenlace de la historia de Faith... su victoria, su derrota, ambas o ninguna. Prestad atención, porque el segundo asalto está a punto de comenzar...
Arena negra (Arena roja #2)
Autora: Gema Bonnín
Editorial: Nocturna
Páginas: 400
Publicación: 15/05/17

Sinopsis (no oficial): matar o morir. Faith ya no tiene opción. Para el público es un deporte, para ella un castigo, y ambos se convierten en verdugos impasibles ante la muerte de esclavos inocentes, enfrentados en la arena como gladiadores. Lo peor está por llegar, y Faith se enfrentará a su mayor reto al ser convocada a participar en el prestigioso y mortal  Torneo Crush. Decenas de combatientes y sólo un superviviente; todos los combates serán a muerte. Para Faith no hay otro objetivo que luchar por su venganza. Su determinación puede llevarla a la tumba... pero también a la libertad.

Primer capítulo aquí.
Opinión personal:
 No sé que me daba más miedo de Arena negra; la posibilidad de hallar una decepción entre sus páginas o la de volver a encontrarme en la cruda situación que Gema Bonnín nos hace vivir al ponernos en la piel de Faith. En Arena Roja la autora anotó varios puntos en su marcador, pero con media historia por contar aún había muchas cosas que podían salir mal, cosas que entonces no suponían un problema, pero que llegado el momento de cerrar la trama estaban en mi punto de mira. Por ese motivo he prestado especial atención a todo lo ocurrido en Arena negra, y mi espíritu crítico sonríe ahora complacido.


Algo más que palabras, algo más que un personaje:

 Cabría esperar que después de años escribiendo reseñas supiera expresar con claridad mis sentimientos sobre el papel, pero con los textos de Gema Bonnín me resulta especialmente complicado identificar qué hace que me guste tanto. Una historia como esta no debería despertar en mí la implicación emocional que la autora ha conseguido, pero es innegable que lo hace.
Ilustración: Lehanan Aida

  Gema enfrenta al lector cara a cara con situaciones que realmente evocan duda, dolor, confusión, impotencia. La clave vuelve a ser la empatía como vehículo de desarrollo de la historia, haciendo de una trama relativamente lineal algo tridimensional. La ética de Faith, la situación tan injusta en la que se ve envuelta y cómo el mundo idolatra las cadenas que la atan dan forma a la historia que se desarrolla ante los ojos del lector impotente, y que en ocasiones recuerda vagamente a lo que vive la protagonista de Los Juegos del Hambre.

 Cuando hablo de la empatía y el sentimiento como hilo conductor de la trama lo digo con fe en mis palabras. La historia no se distrae describiendo con detalle todos y cada uno de los combates que libra Faith en su torneo, sino que está marcada por aquellos que producen en ella el impacto emocional que la historia nos transmite. Así, vamos saltando de  impacto en impacto de modo que la narración no se recrea en la violencia, sino que la retrata de forma cruda y la utiliza como herramienta para el crecimiento emocional de su protagonista.

 Tantas loanzas tengo para Faith que a veces olvido que no es el único personaje en su historia. Cuando reseñé la primera entrega de la bilogía expresé mi preocupación por el rumbo que tomaría el personaje de Teseo, cuyo papel en la historia no me quedaba del todo claro. Ahora que he llegado hasta la última línea sigo pensando que en términos de construcción de personaje sigue quedando muy por detrás de Faith, y aunque de nuevo ha sido alguien con quien me ha costado mucho más conectar, creo que en esta secuela se logra justificar su presencia. Muchos de los otros personajes secundarios son, aún así, mucho más enriquecedores.


Una historia que toca su fin:

De Arena roja me fascinó su entorno, un mundo escalofriantemente verosímil en el que grandes multinacionales como Hydrus se reparten el peso del primer y tercer mundo (ahora Asia y Europa respectivamente), el comercio de esclavos y la influencia mediática. Si bien ahora la ambientación deja de brillar por su novedad, otro arma saca su filo a relucir. En Arena Negra la trama cobra especial importancia. 

 Toca atar cabos, y si bien los giros finales no destacan por ser inesperados o rompedores a la hora de construir la trama, sorprenden por sus implicaciones en la evolución de un personaje como Faith. Una vez más, no es el qué lo que me atrae, sino el cómo. Cómo Gema aborda la situación de un personaje con una carga tan pesada sobre sus hombros, y cómo en todo momento logra que el lector establezca con ella un vínculo muy poderoso.

 Puestos a señalar los defectos de esta historia, se echa de menos una mayor exploración de algunas tramas muy secundarias que se cierran prácticamente en el capítulo en el que se reabren, y otras no tan secundarias pierden algo de impacto precisamente por la falta de unas implicaciones previas que conduzcan al lector a la sorpresa.

 Si tuviera que dar un veredicto final, diría que Arena negra es un digno sucesor de Arena roja, que hace gala de sus mismas virtudes y defectos pero elevando el conjunto a un estado más completo.

 Con Arena roja estrenamos nuestro reseñómetro. Desde entonces ha pasado por alguna que otra recalibración pero, ¿qué opinará ahora de Arena negra?


¡Nos vemos en la presentación de Vigo este sábado!
Calendario y detalles de presentaciones aquí.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Alimenta el blog con tus comentarios! Recuerda ser respetuoso con el redactor y lectores y siéntete libre de responder cualquier comentario publicado.

Intentaré responder a todos los comentarios, especialmente a aquellos que formulen dudas o preguntas.

¡Gracias por leernos!